The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Wild Honey: Diamond mountain (Single, 2010)

Wild Honey está de vuelta. El proyecto de Guillermo Farré toma nueva forma, ahora algo más vitaminado y adornado de un cierto toque Sunshine-Pop más que agradable. El single elegido es Diamond Mountain, que viene acompañado de Field of Little heads (mi favorita de las tres), y Ginger. En palabras del propio Guillermo, para este disco quería hacer canciones con más ritmo, especialmente enfocadas al directo. Y a  fe que lo ha conseguido, apreciándose un cierto cambio estético con respecto a su primera entrega, el memorable Epic Handshakes and a Bear Hug (2009), reseñado y alabado en The JangleBox. El single está incluido en una serie que Jabalina Records va a dedicar al 7″, formato que parece que está más en boga que nunca, debido a las urgencias que estos nuevos tiempos imponen. No obstante, puedes encontrar el single en su Bandcamp.

Wild Honey – Diamond mountain (Single, 2010)

“Es indudable que asistimos a la era de los 7”. Y Jabalina, uno de los sellos con más tradición en nuestra escena, no podía quedar al margen. Entre las elecciones del sello para poner en marcha su club del single -Jabalina Love Songs-, nos encontramos con nombres tan sugerentes como Apenino, Ama, Souvenir o Klaus & Kinski, banda estrella del sello. Y por supuesto, Wild Honey, que se encarga de este volúmen II. Guillermo enfoca su discurso de siete pulgadas anaranjado de una manera algo diferente a lo habitual, cuando quizás lo fácil hubiera sido repetir la fórmula de “Epic Handshakes and a Bear Hug” (Lazy, 2009), que funcionaba y muy bien. Como él mismo indica, “lo único que tenía claro es que me apetecía hacer canciones con más ritmo”, con el punto de mira en el directo. Para ello, y para mayor disfrute en los conciertos, adquiere un sampler con el que soltar ritmos. El resultado, brillante. Sí que es cierto que ya en su largo había canciones con bastante ritmo, como “To steal a piece of art”,  pero no había algo ni por asomo parecido a “Field of little heads”, ni siquiera como “Diamond mountain”. Piezas actuales, con esa suavidad inconfundible marca de la casa, pero que ni mucho menos desencajarían como cierre de un bar de moda. No vamos a romper la pista con ellas, pero igual si que nos vamos a tomar un último trago, en lo que supone una reinvención inesperada y valiente. Cierra “Ginger”, quizás más en la línea de su anterior trabajo, acuosa, onírica, evocadora, con el mismo aroma de canciones como “The big parade” (lafonoteca.net)

MySpace / Descarga legal gratuita-Free legal download

25 octubre, 2010 Posted by | Wild Honey | Deja un comentario

Wild Honey: Epic handshakes and a bear hug (2009), Lazy Recordings

 
Para comenzar la semana hemos preparado un plato muy especial en nuestra gran cocina musical. Celebramos la edición de Epic handshakes and a bear hug, el disco de debut de Guillermo Farré, bajista igualmente de Mittens y ante todo músico inquieto. Su debut llegó a nuestras manos gracias a Claudia Ortiz (mil gracias desde aquí) y tan sólo el empeño que han tenido en que el disco navegara por los principales blogs de música es tan loable que sólo por eso merecería la pena hacerle una reseña. Pero es que el contenido destila una elegancia tal y un gusto por el buen hacer que no hemos podido resistirnos a la tentación de oírlo detenidamente para emitir el buen juicio que en nuestra opinión merece. El álbum es, como acertadamente mencionan en la nota de prensa que nos adjuntaron, un homenaje a la música, algo así como la realización del sueño de cualquier buen aficionado de la música del siglo veinte y lo que llevamos de esta nueva centuria. Un conglomerado de influencias, detalles, sonoridades, un puzzle elaborado con los mejores ingredientes que se pudieran encontrar en las estanterías de cualquier buen melómano. El disco comienza de forma relajada, con Whistlisting, un medio tiempo de aires nostálgicos y acústicos que en seguida comienza a acumular instrumentaciones y esos detallitos a los que antes nos referíamos, pequeños destellos sonoros que en ocasiones duran segundos pero que contribuyen a realzar la belleza de los temas de Farré. El siguiente tema continúa en la misma línea a medio camino entre intimista y acústica: 1918-1920, acentuando la melancolía en sus letras. To steal a piece of art es ya un tema más animoso, muy en la línea de Pop-Sofisticado que realizan gentes como BMX Bandits en sus últimos tiempos o cantautores eléctricos como Sufjan Stevens. The big parade es una especie de nana-vals en la que el intimismo vuelve a tomar el protagonismo. Sería prolijo mencionar influencias y huellas sonoras puesto que todas ellas han tomado un cuerpo homogéneo en todos sus temas. Por hablar de algunas, mencionadas por el mismo Farré, tomariamos el espíritu del White Album, los Beach Boys más conceptuales (el nombre del grupo proviene del de un álbum de los californianos), Carpenters, ManciniGold leaf es una bossa-nova que además posee todo el aura de sofisticación y elegancia de cualquier película con la banda sonora de Mancini y Audrey Hepburn como protagonista. La voz femenina contribuye a crear esa huella absolutamente irresistible. Hal Blaine´s beat (que era un batería de estudio de las décadas de los ´60 y ´70, según cuenta su nota de prensa), es un tema absolutamente redondo de principio a fin, tiene una sonoridad increíble, sus teclados tipo mellotron son impecables, sus voces angelicales, en fin, la mejor elección como primer single. Brand new hairdo repite los esquemas de la nana-vals acústica anterior. Isabella es tema pegadizo con sones folkies y norteamericanos. No en vano el disco, pese a estar grabado en un estudio casero, está mezclado y producido en Nashville, junto con Brad Jones, responsable del sonido de gentes como Ron Sexmith, Josh Rouse, Steve Earle o Matthew Sweet, plana mayor e influencias sonoras del disco. My bride in black gloves tiene también aires countries, pero mezclados hábilmente con el Lo-Fi-Pop de los Pavement de su época intermedia-final. Kings of tomorrow es otra de las mejores del disco, también con ese aire algo arrastrado que la banda de Stephen Malkmus solía realizar. One word prayer es un tema que va de menos a más, a manera de banda sonora, a las que nuestro protagonista es también aficionado. La suma de instrumentos acaba en un bonito dos por tres orquestado que ha quedado muy coqueto. Done it forever es un corto tema que sirve de epílogo sonoro y cierre a este disco de debut que, en contra de lo habitual, es un disco estudiado, absolutamente brillante y con una producción que en ningún momento resulta pesada o aplastante, sino más bien todo lo contrario, todos los detallitos de los que hemos ido hablando se adjuntan y van apareciendo y desapareciendo dejando la huella necesaria y embellecedora. Gran disco absolutamente recomendable. Como curiosidad, aparecerá en formato de vinilo, adjuntándose el Cd. Os aconsejo que lo consigáis. Igualmente se puede descargar en alta calidad desde aquí. Este 20 de noviembre actúan en La Riviera de Madrid, y el 18 de diciembre en Neu! Club, también de la capital.
 
“El disco se mezcló en siete días, en el estudio de Brad Jones, “Alex The Great”. Desde el primer día, la sintonía con Brad Jones fue total, que bautizó la música de Wild Honey como “cosmic bedroom music”. A primera hora de la mañana los dos hablaban de las canciones con las que iban a trabajar ese día, Guillermo se iba a dar una vuelta por la ciudad hasta la hora de comer y, tras una comida relajada, repasaban juntos el trabajo realizado (…)El resultado es un disco que rezuma amor por la música. Se pueden escuchar ecos del Brill Building, The Zombies, el primer Scott Walker, las bandas sonoras de Sherman Brothers para Disney, Michel Legrand, Curt Boettcher, música Bubblegum, toda la línea que va de la música sentimental y alegre de la América de primera mitad del siglo XX a un Sufjan Stevens de bolsillo o Jens Lekman con mirada y voz inocentes. Pop arreglado que pretende ser bonito y lo es, canciones redondas, arreglos cuidados y homenajes.
La canción de adelanto ha sido “Hal Blaine’s Beat”, sobre el famoso ritmo del “Be My Baby” de las Ronettes. Hal Blaine era el batería del que fue el mejor grupo de sesión de la historia: The Wrecking Crew (les puedes escuchar en los discos de los Byrds, Sonny and Cher, Nancy Sinatra, Simon & Garfunkel, The Association, The Ronettes o, otra vez, los Beach Boys)”
(Nota de prensa)

 

18 noviembre, 2009 Posted by | Wild Honey | 1 comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: