The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

The Velvet Underground and Nico: All tomorrow´s parties (from The Velvet Underground and Nico,1967, Verve)

27 septiembre, 2009 Posted by | The Velvet Underground, Vídeos | Deja un comentario

The Velvet Underground and Nico: The Velvet Underground and Nico (1967), Verve

Para este fin de semana hemos preparado en el Retro-Visor una retrospectiva hacia el primer larga duración de The Velvet Underground, ya que la semana anterior se lo dedicamos al que fue su album germinal, aquel acetato rechazado por Columbia Records. Pues bien, el disco, ya aceptado por su compañía Verve, vería la luz en 1967. Como ocurre con muchas otras bandas, su repercusión comercial fue bastante escasa, y el verdadero reconocimiento del grupo sería en los años ochenta, cuando gentes como Joy Division o The Fall los tomaron como referente principal. Lo curioso del caso es que no sólamente su huella impregnó a gentes del Post-Punk, sino a infinidad de bandas y solistas, que iban desde el Pop (David Bowie) hasta el Noise/Pop (The Jesus and Mary Chain) o el Noise más experimental (Sonic Youth). Y hemos dado sólo unos pocos ejemplos, ya que este primer álbum de la banda se ha convertido en uno de los discos más influyentes de la historia de la música popular, bien por lo arriesgado de sus propuestas (I´m waiting for the man, Venus in furs, Run run run, Heroin, The black angel´s death song, European song) o por la calidad Pop de sus composiciones (Sunday morning, Femme fatale, All tomorrow´s parties, There she goes again, I´ll be your mirror). En las que predomina la onda más arriesgada y experimental es más evidente la influencia sonora de John Cale, músico de escuela clásica que aportó sonoridades como las de las violas, violines y un característico sonido de guitarras chirriante y agudo, amén de gran parte de los arreglos del disco. Como dijimos el pasado sábado, su impronta fue mayor a nivel sonoro que de composición, pues de los once temas, en tan sólo tres aparece su firma. Por si os lo preguntáis, yo personalmente prefiero las composiciones más poperas, aquellas en las que aparece la voz -impuesta- de Nico. Me pregunto si los temas hubieran sonado igual de ser Lou Reed quien los interpretara, y no hubieran tenido ese aura místico-misteriosa que la voz de la alemana aportó. Evidentemente, sus cualidades como cantante fueron escasas, pero su huella está ahí, y los temas son, en cualquier caso, rotundos, perfectas estructuras del mejor Pop que se engancharon a la primera escucha en el subconsciente de quien escribe. Lo mejor del disco y lo que permanece, es, además de su innegable calidad musical, el hecho de que haya influenciado a gentes de lo más variopinto y de las más diversas etiquetas musicales, quienes los han tomado como referente a pies juntillas. Cuando ésto ocurre, es evidente que el producto ha perdurado en la memoria colectiva y éso quiere decir que es bueno.
“One would be hard pressed to name a rock album whose influence has been as broad and pervasive as The Velvet Underground and Nico. While it reportedly took over a decade for the album’s sales to crack six figures, glam, punk, new wave, goth, noise, and nearly every other left-of-center rock movement owes an audible debt to this set. While The Velvet Underground had as distinctive a sound as any band, what’s most surprising about this album is its diversity. Here, the Velvets dipped their toes into dreamy pop (“Sunday Morning“), tough garage rock (“Waiting for the Man“), stripped-down R&B (“There She Goes Again“), and understated love songs (“I’ll Be Your Mirror“) when they weren’t busy creating sounds without pop precedent. Lou Reed‘s lyrical exploration of drugs and kinky sex (then risky stuff in film and literature, let alone “teen music”) always received the most press attention, but the music Reed, John Cale, Sterling Morrison, and Maureen Tucker played was as radical as the words they accompanied. The bracing discord of “European Son,” the troubling beauty of “All Tomorrow’s Parties,” and the expressive dynamics of “Heroin,” all remain as compelling as the day they were recorded. While the significance of Nico‘s contributions have been debated over the years, she meshes with the band’s outlook in that she hardly sounds like a typical rock vocalist, and if Andy Warhol‘s presence as producer was primarily a matter of signing the checks, his notoriety allowed The Velvet Underground to record their material without compromise, which would have been impossible under most other circumstances. Few rock albums are as important as The Velvet Underground and Nico, and fewer still have lost so little of their power to surprise and intrigue more than 30 years after first hitting the racks” (allmusic.com)
MySpace

26 septiembre, 2009 Posted by | Música, The Velvet Underground | Deja un comentario

The Velvet Underground and Nico: I´m waiting for my man (from The Velvet Underground and Nico,1967)

20 septiembre, 2009 Posted by | The Velvet Underground, Vídeos | Deja un comentario

The Velvet Underground and Nico: Unripened (1967/2007 Bootleg)

Hablar a estas alturas del primer disco de The Velvet Underground conllevaría el riesgo de resultar reiterativo y no tener demasiado nuevo que aportar. Pero como en The JangleBox somos algo avispadillos, y dado que ayer le dedicamos el post a la rendición que Beck le dedicó a este álbum; os ofreceremos este fin de semana en nuestro Retro-Visor una versión primigenia de ese primer álbum, un bootleg de 2007 llamado Unripened, que muestra una versión primitiva de ese álbum, una edición ripeada de un vinilo que contiene el acetato que la banda realizó en una de sus primeras sesiones de grabación para un ejecutivo de Columbia llamado Norman Dolph allá por Abril de 1966, un año antes de su edición definitiva en Verve. El álbum de la banana, como popularmente es conocido resultó ser, a la postre, uno de los discos más influyentes no sólo en su momento -aunque no fue ni mucho menos un éxito comercial- sino durante todas las décadas que han continuado a su publicación, particularmente a partir de los años ochenta, cuando se produjo un resurgir hacia todo aquello que tuviera que ver con la banda de Lou Reed y John Cale. Mucho se ha hablado de la huella sonora de John Cale, de las baterías acompasadas de Maureen Tucker, de la huella indeleble de Sterling Morrison o de la voz y la pose misteriosa de Nico, pero el verdadero mérito se halla en las composiciones de un joven e inquieto Lou Reed, su manera de entender la música como una mezlca de Rock/Pop/Poesía y una cierta arrogancia -además de un enorme talento-. A nivel compositivo, Cale tan sólo colaboró en tres de las once canciones del disco, y su verdadera aportación fue a nivel sonoro, con sus guitarras chirriantes, y sus aportaciones de violas y violines -no olvidemos que era un músico criado en la música clásica-. En cualquier caso, las once canciones de este The Velvet Underground and Nico son once temas intemporales en los que se mezclan Rock, Pop, experimentación, minimalismo, historias urbanas, adicciones, sexo… Tampoco descubriríamos nada si dijéramos que el verdadero benefactor-mecenas de la banda fue Andy Warhol, quien los incluyó en sus perfomances “Exploding Plastic Inevitable”. A partir de ahí, casi todo es conocido, The Velvet Underground se convirtió por derecho propio en una de las bandas más influyentes de toda la historia de la música popular no sólo por su sentido arriesgado y experimental sino por su manera de entender la música. En adelante os seguiré mostrando su discografía.
Hoy os presento este Unripened, versión primigenia, como dijimos anteriormente, de su primer disco. En él se pueden encontrar versiones primerizas de nueve de los once temas que componen el disco, a saber: European son, Black Angel´s death song, All tomorrow´s parties, I´ll be your mirror, Heroin, Femme fatale, Venus in furs, Waiting for my man y Run run run. El orden es distinto al del disco, y como dije, las versiones son todas diferentes. Según cuentan, Norman Dolph rechazó el acetato y lo acompañó con una nota en la que decía: “You have to be fucking kidding”. El comentario es suficientemente literal, pero es que no debería ser un tipo realmente arriesgado. Para finalizar os diré que se cuenta que el comprador de este disco lo encontró en un mercadillo de New York y lo compró por 75 centavos. Obviamente, el precio que obtuvo posteriormente por él fue bastante bastante superior.
Warhol was keen to capitalize on the buzz surrounding the events. In hopes of maintaining the band’s abrasive sound and seedy subject matter, he saw the need for a completed record, one that could be given to record labels without allowing them creative control. In exchange for one of his paintings, Warhol asked a sales executive at Columbia Records to oversee a one-day recording session at the dilapidated Scepter Studios. He would not be credited as a producer, but he would play an integral part in the Velvet Underground’s earliest studio recordings. That man’s name was Norman Dolph.
On a single day in April, Dolph sat behind Scepter‘s mixing boards as the band recorded what they thought would be their first record. Dolph had an acetate (a metallic “master” record) pressed after-hours at Columbia and sent it to the executives at the label. He still has the handwritten response he received when the acetate was returned, one he has paraphrased as, “You have to be fucking kidding!”
After the initial rejection, the band would enlist another “ghost” producer, Tom Wilson, re-recording some of the songs and adding others. Eventually, all the master tapes would be re-mixed by Wilson and the final product would be released as The Velvet Underground and Nico.
Before returning home to Montreal, Warren Hill went to other sales and bought more records, but when he called longtime friend, Portland’s Mississippi Records’ owner Eric Isaacson, the mysterious Velvet Underground record seemed like the biggest find.
“We assumed it was a test pressing at first,” recalls Isaacson. “I told Warren we could put an $800 price tag on it and put it on the wall at the store.”
Once Hill brought the record to Portland, the two began to realize they were in for a bigger payday. The track list was different than the official record released by Verve, and a few songs were missing. The sound mix seemed weird and versions of some of the songs were markedly different than anything either had heard before” (
theportlandmercury.com)
MySpace

19 septiembre, 2009 Posted by | The Velvet Underground | 2 comentarios

   

A %d blogueros les gusta esto: