The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

The Kinks: Autumn Almanac (Top of the Pops, 1967)

Hoy empieza oficialmente el otoño…

23 septiembre, 2015 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

Retro-Visor – The Kinks: The Kinks (1964), Pye Records; Castle

Hablar a estas alturas de The Kinks puede resultar reiterativo pues se cae en el riesgo de no tener nada nuevo que decir, pero el caso es que nos da igual, y ya que tenemos este humilde medio para comunicarnos y compartir con vosotros, lectores, nuestras inquietudes, pues me permito hoy mirar al Retro-Visor para encontrarnos con el primer álbum de The Kinks, una de mis bandas favoritas de todos los tiempos. The Kinks (Pye, 1964) está grabado en 1964, pero la edición que os presento es una reedición de 2004 que tiene su gracia porque, además de las catorce canciones originales del mismo, contiene su primer Ep, singles y caras B que hacen ya de él un disco realmente interesante. The Kinks es el debut de una banda que, si bien fue encuadrada en el movimiento de resurgimiento del Rythmn´n´Blues Británico, lo cierto es que donde el grupo se encontraba más a gusto era realizando composiciones más Pop, es decir, más cercanas al Mersey Beat (The Beatles, Gerry & The Peace Makers), que al R&B (The Rolling Stones, Yardbirds). Y decimos ésto porque sus composiciones originales son seis sobre las catorce de las que se componía el disco, pero ahí es donde se encuentra el embrión del que posteriormente sería el sonido Kinks, perfectos compositores Pop de la Inglaterra más costumbrista.
¿Quién de nosotros que sepamos tocar algo la guitarra no ha aprendido en sus comienzos con los acordes de You really got me? En mi opinión uno de los temas más emblemáticos e intemporales de la historia del Pop; un clásico sin discusión que culmina con un solo frenético de Dave Davies. So Mystifiying, I took my babe home: perfectos ejemplos de ese sonido embrionario del que hablábamos más cercano al Pop. Just can´t go to sleep y Stop your sobbin´ (esta última versionada en los ´80 por la que sería la pareja de Ray Davies, Chrisie Hynde y sus Pretenders) son ya canciones que podrían estar incluidas en sus obras posteriores, por su cercanía absoluta al Pop. El disco se completa con ocho temas ajenos, versiones del R´n´Roll y el R&B. En el caso de la reedición que nos ocupa, el álbum se completa con sus dos primeros singles: Long tall Sally y You still want me, además de All Day and all of the night, su cuarto sencillo, en la misma línea de su exitoso You really got me; acompañadas además de sus correpondientes caras B. Esta reedición le hace un poco más de justicia al álbum original, ya que le dota de material que no aparecía en el original, añadiendo además una mayoría de interpretaciones propias: You do something to me, It´s allright, I gotta move, Things are getting better, I´ve got that feeling, I don´t need you anymore; que es donde se encuentra el verdadero interés del mismo. El disco fue producido por el productor americano Shel Talmy y editado en Pye Records.

Kinda Kinks
(Este es el sitio sobre The Kinks que he encontrado más completo e interesante, con referencias actualizadas hasta el día de hoy: noticias, discografía, acordes, letras, fotografías y todo lo relacionado con la banda).

The Kinks Official Site

 

2 agosto, 2014 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

The Kinks: Milk cow blues, When I see that girl of mine (from The Kink Kontroversy, 1965)

18 julio, 2010 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

The Kinks: The Kink Kontroversy (1965)

 

El tercer álbum de The Kinks es el protagonista de nuestro Retro-Visor de hoy. Este disco, sin ser uno de los mejores de su discografía, se convirtió en algo así como un álbum de transición entre su primera etapa, en la que prestaron atención a composiciones ajenas, en especial de Rythm´n´Blues; y su etapa de consolidación como una de las mejores bandas del Reino Unido, dando paso a un álbum repleto de composiciones propias (sólo hay una versión). A partir de aquí, The Kinks se convirtieron en uno de los principales baluartes del Pop británico y de alguna manera en cronistas oficiales de la escena musical británica con un  sinfín de canciones de aire costumbrista. The Kink Kontroversy es, entonces, esa especie de álbum de transición. El disco se grabó entre el 23 y el 30 de Octubre de 1965, y se publicó el 26 de Noviembre del mismo año. Pese a su comienzo enérgico, con la versión de Milk cow blues, cantada por Dave, o Gotta get the first plane home, el tercer corte; en la música del grupo se dejaban ver ya nuevos aires. Ese cambio se puede reflejar en la maravillosa Ring the bells, un tema mucho más intimista y delicado, cercano al Pop que se establecería posteriormente. When I see that girl of mine es continuista con esa nueva visión del Pop ya apuntada. I am free es la declaración rollingstoniana de independencia de Dave Davies. Till the end of the day es el mejor tema de la colección: Canción de inmediatez contagiosa y letra desenfadada que muestra la faceta más brillante de compositor de temas intemporales de Ray Davies, genio compositor del siglo veinte. El riff de guitarra tiene mucho de su primer éxito, You really got me, pero éso poco importa, porque tanto una como otra son verdaderos temazos. The world keeps going around es un tema de Pop más arrastrado y señal de que el sonido de The Kinks ha cambiado. I´m on an island es el clásico tema de Ray con esa pizca de humor satírico y cargado de mala leche, en esta ocasión hablando de la soledad. Con temas como éste construirían posteriormente obras como The Kinks are The Village Green preservation society, álbum de 1968 y una de sus obras cumbre. Where all the good times gone es otro gran tema con un estribillo de esos imposibles de olvidar. It´s too late es de las más flojitas del disco, pero poseee la curiosidad de que tiene a Shel Talmy, el productor del disco, a la guitarra, y a Ray a los mandos de la mesa de mezclas. What´s in store for me y You can´t win son temas algo menores y no aportan demasiado a la colección. The Kink Kontroversy se convierte, pues, en el disco de transición a las obras mayores del grupo, quienes a partir de aquí se convertirían en una banda de álbumes, y no sólo de canciones o singles, como hasta ahora había venido sucediéndoles.

The Kinks – The Kink Kontroversy (1965)

“Before you proceed any further, ask yourself why you are reading this. Surely, the important thing is not to read about, but to listen to, the LP? It is because you are attracted by the look of the four young men enticing you to sample some KINKS KONTROVERSY? Or is it because you hope that by reading something on the back of an album cover, it will make you desperately want to buy what is inside?
Maybe you are simply hung up on the Kinks. If you are, then you are wasting valuable listening time reading what is, after all, only the designer’s fill-in on the back. And, you should really be gazing, enraptured, at the photograph of Ray, Dave, Pete and Mick on the other side.
Should you be idly browsing through a stack of LP sleeves without the slightest intention of buying anything, read on. It will help absorb a few brief seconds of your life. And who knows, your curiosity might even be sufficiently aroused for you to want to hear this LP.
For the uninitiated–and it is conceivable that there may be one or two people around who still aren’t hip–the Kinks compromise two brothers, Ray and Dave Davies; a bassist by the name of Peter Quaife, and a drummer, Mick Avory. They are four seperate identities and four conflicting personalities. Yet, somehow, they gell with a magnetism and force that has made them not only one of the country’s most consistent groups, but gathered them hordes of followers throughout Germany, Scandinavia, France and America as well.
Ray, is one of England’s most enlightened songwriters. His lyrics are very simple, to the point of being basic. They mask the complex character that evolves them.
Dave’s main preoccupation is the diverse pursuit of happiness. But, he too, swings between the extremes of frustration, elation and black boredom.
Peter Quaife is everybody’s friend. Rarely upset, he regards being a Kink infinitely preferable to being a commercial artist–his former occupation.
Mick Avory is at his happiest when he is drumming. He says little, and drums a great deal.
But enough is enough. Now is the fatal moment of decision. Take out the LP, listen and buy. You won’t be disappointed. You never are with the Kontroversial Kinks”
(Michael Aldred, Contraportada del álbum)

The Kinks Unofficial Page

17 julio, 2010 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

The Kinks: Set me free (Single, 1965), Pye

13 septiembre, 2009 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

The Kinks: KindaKinks (1965), Pye

Este fin de semana vamos a continuar en el Retro-Visor el camino iniciado el pasado 31 de enero de este mismo año, cuando os presentamos en The JangleBox el primer álbum de The Kinks, The Kinks (Pye, 1964). Hoy vamos a mostraros una breve reseña del segundo, este KindaKinks, disco de 1965 con el que la banda de Ray Davies intentaba sentar las bases del que sería su gran proyecto musical durante las siguientes tres décadas. Cuando el resurgir del Rythm´n´Blues aún estaba en ebullición por entonces en Gran Bretaña y The Beatles acababan de editar Help! y el genial Rubber soul, The Kinks aún luchaban por hacerse un hueco en la escena musical británica. La vía que encontraron era parecida a la que utilizaron en el primer álbum y la que también emplearon los de Liverpool: mezclar clásicos de siempre con composiciones propias. Si bien en The Kinks (1964) la mezcla era mayor, ya en este segundo disco tan sólo grabaron dos temas ajenos: Naggin´woman y el célebre Dancing in the street de Marvin Gaye. Quiere ésto decir que su talento compositivo comenzaba a fluir libremente, si bien este KindaKinks era más bien una continuación -lógica- de su antecesor: el concepto era el mismo, su productor, Shel Talmy utilizó prácticamente las mismas técnicas que en The Kinks, prometiéndoles un trato especial para un futuro; si bien con este disco se pretendía seguir la estela más o menos exitosa del primero. La diferencia principal se halla en que su sonido rugiente de músicos más o menos seguidores del Rythmn´n´Blues se tornaba aquí álgo más dulce, aprovechando la sensibilidad británica a la hora de interpretar esos sonidos y la especial visión Pop de Ray Davies, uno de los mejores narradores de la música popular contemporánea. En temas como Don´t ever change, So long, Wonder where my baby is tonight, Look for me baby o Something better beginning podemos apreciar esta evolución de la que hablamos. El mejor tema del disco, y su canción más representativa fue Tired of waiting for you, impresionante tema Pop de letra sencilla y algo melancólica que es un anticipo de todo lo que vendrá después; es decir, The Kinks convertidos en narradores costumbristas de una sociedad británica más o menos agitada pero que en sus valores esenciales y tradicionales permanecería inalterable. Disco muy recomendable, aún sin ser de los mejores de esta primera época del combo de Ray Davies. La edición extendida que hoy os presentamos presenta además los singles Everybody´s gonna be happy/Who´ll be the next in line; Set me free/I need you, otro de los sencillos no incluidos en ningún Lp, que nos muestran unos Kinks ya plenamente convertidos a la sensibilidad Pop, y en mi opinión, una de las mejores composiciones de la época. I need you es un tema que continúa la estela de la exitosa You really got me, de manera bastante deleitable. Otro de los singles incluidos en esta versión extensa es See my friends/Never met a girl like you before. El primero es un tema ya igualmente equiparable a Set me free, por su sensibilidad Pop y el peculiar sonido de la guitarra de Dave, particularmente jangle y agudo; gran canción algo minusvalorada y algo más desconocida. Otro de los bonus interesantes del disco es A well respected man, otro de los grandes temas Pop que iniciarían la senda más narrativo/costumbrista del grupo de Ray Davies, quien, como le prometió Shel Talmy, iniciarían en breve una nueva senda sonora y musical. Pero eso lo contaremos otro día… 
“The Kinks’ second album, Kinda Kinks, was rush-recorded on either side (and in the midst) of a world tour that took them all the way to Australia in the course of bridging the 1964-1965 New Year. Under those circumstances, the fact that every cut but one was an original was no small tribute to the songwriting ability of Ray Davies, even if most of the songs were less than first-rate — because what was first-rate was also highly memorable, and what wasn’t also wasn’t bad. In the space of two frantic late-December and mid-January sessions, and a brutal week in February of 1965, the group cut 11 songs to fill out a long-player that was already destined to contain “Tired of Waiting for You” (a product of the previous summer’s work, held back by producer Shel Talmy for a single). Also along for the ride were the latter’s driving B-side “Come on Now” and “Something Better Beginning” (both cut in December 1964). So the resulting record was uneven but filled with promise, and possessed of at least three bright spots — additionally, and equally important, this album showcased a much more sophisticated sound, Dave Davies‘ guitar turned down (and even switched to acoustic in a couple of spots) as Ray Davies began exploring aspects of emotions and storytelling that transcended anything in the group’s prior output — “Nothin’ in This World Can Stop Me Worryin’ ‘Bout That Girl” may have been a mouthful of a title, but it also put them right in the front of the British Invasion pack for seriousness and complexity, out in front of where The Beatles or almost any of the competition were in early 1965, but it didn’t stop them from switching gears to the bluesy “Naggin’ Woman” (allmusic.com)

12 septiembre, 2009 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

The Kinks: Tired of waiting (1965), Pye

En estos días seguimos de pequeñas vacaciones, y volveremos a la actividad normal a partir del lunes. Hasta entonces, os dejo con algunos vídeos interesantes para ver en nuestro Retro-Visor, como éste de The Kinks: Tired of waiting, de su segundo disco, Kinda Kinks (1965), también producido por Shel Talmy, que empezaría a encumbrarles como una de las grandes bandas del Reino Unido en su tiempo.

11 abril, 2009 Posted by | The Kinks | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: