The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Robbert Bobbert and The Bubble Machine: Robbert Bobbert and The Bubble Machine (2009), Little Monster Records

Para cerrar el círculo abierto el pasado sábado, nos ocupamos hoy de este álbum de Robbert Bobbert, detrás de quien se oculta Robert Schneider, líder de The Apples in Stereo. Si no conociéramos la trayectoria del personaje, nos extrañaríamos de la edición de este álbum, un disco que viene acompañado de un mini cómic realizado por Todd Webb en el que se nos describe a esta especie de músico-ciéntifico. De todos es conocida la afición de Schneider por el mundo del comic (con sus Apples realizaron un vídeo acompañados de la Súper Nenas), y del celuloide (ha colaborado con Mike Myers). En esta ocasión, la creatividad de Robert se decanta por un formato más infantiloide, y deja de lado sus Marbles (otro de sus proyectos paralelos) para crear un álbum de diez temas que no son la quintaesencia del Pop, pero que, sin embargo, resultan agradables de oír y fáciles de digerir. Sin excesivos rasgos de experimentación o novedad, nos presenta una serie canciones por las que muchas bandas Indies matarían por incluirlas en su repertorio. La mejor de todas es We R super heroes, que parece un descarte de su más reciente álbum, New magnetic wonder (2007): “It’s a song that would sound equally at home pumping through your mini van’s speakers on a road trip to grandma’s or featured on any of your better, more progressive pop-rock radio stations”; una preciosidad de tema Pop con efectitos electrónicos ideal para convertirse en hit instantáneo. Le sigue Hey little poppy, un tema tipo Beach Boys con guitarra a lo Chuck Berry. Fee fi fo, fee fi fum es una humorada con ritmo de Casiotone. Gravity es otro de los temas reconocibles para todo buen fan de The Apples, preciosa melodía con bonito estribillo. También destacable es Laughing, un tema que ya había editado con Marbles, igualmente en su línea de afinidad con They might be giants, otra de sus bandas de referencia. Y ya en el lado digamos más infantil del disco, destacaríamos sobre todo A tiny sheep, que es una canción de cuna que, salvando las distancias, nos recuerda al Good night del White Album de The Beatles, una preciosa forma de cerrar el disco y que personalmente, me emociona bastante. Otros temas, quizás menores que completan el álbum y esa dedicación infantil son I am a clock, The little duck, The mighty mighty elephant y I love the animals. El resultado final, sin ser de una brillantez enorme, es un disco que podría resultar un álbum de descartes de su banda hermana, The Apples in Stereo, y que a cualquier fan de ella podría interesarle.

“Under the guise of Robbert Bobbert & the Bubble Machine – fronted by his alter ego, “a genius inventor of musical mayhem” – Schneider performs the kind of garage-y, surf-tinged psychedelia you’d expect, but with an all-ages twist. With kid-friendly song topics like superheroes and animals, allusions to classic fairy tales and maybe even a little science thrown in for good measure, Robbert Bobbert combines catchy lyrics with nontraditional instrumentation to create an infectious sound that’s fun and easily accessible (…) I was fortunate enough to find myself favored with a preview copy of this self-titled album, and it quickly worked itself into the regular play rotation for the four-year-old geekling and me. There’s a depth to the musicality of the project that’s not easily described, but those familiar with Robert Schneider‘s previous work will be delighted to hear that his exemplary level of artistry translates perfectly to the kiddie set. (Wired.com). Click en la portada/Click on the sleeve.

16 marzo, 2009 Posted by | Robert Bubble and The Bubble Machine | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: