The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Polara: Beekeeping (2008), Susstones

Pocas veces un disco logra llamar tanto nuestra atención y, sin embargo, es tan poca su relevancia e impacto no digo ya a nivel masivo, sino al nivel “B” del mundo de la música, ese del que tanto nos gusta oír nuevas bandas, comentar nuevos lanzamientos o criticar. Ese es el caso del quinto álbum de la banda de Minneapolis Polara, un grupo del que difícilmente encontrarás vídeos en YouTube, pero que a mí personalmente me cautivó desde las primeras escuchas de este ya su quinto álbum, Beekeeping(2008), que por una cuestión o por otra no hemos podido reseñar hasta hoy, pese a que ya lleva editado unos seis meses. Como digo, este quinto disco de la banda (y quinto contrato discográfico) es epatante desde el principio, ya no porque vaya a descubrir nuevos horizontes musicales, sino por la reinterpretación de diversos estilos ya existentes que nos llevan a mantener puesta la atención en él, y a la postre, a emocionarnos, que, en nuestra opinión, es el fin último de la música.
Polara es un grupo de Power-Pop con mayúsculas, un grupo de guitarras nerviosas, de riffs impactantes, y de melodías que te enganchan desde la primera escucha. Los once temas del disco están impregnados de una energía inusual para un grupo que factura ya su quinto trabajo, manteniendo la misma frescura que en sus comienzos: Longest day, Game over, Both ends burning, So long son buenos ejemplos en los que la banda recuerda los mejores momentos de The Posies, por su tratamiento de las melodías y el tempo de los temas, en los que añaden ligerísimos toques de metales. En otra serie de temas la banda deriva hacia tintes algo más psicodélicos, pero no menos enérgicos: E Flat, Another phase, Take me down, Happy ending, en los que se adornan con algunos teclados-retro más que interesantes, algo así como lo harían The Gripweeds, otra de nuestras bandas favoritas de los últimos tiempos. Hay también un guiño al Jangle-Pop en el tema que da título al disco, Beekeeping, en el que se recurre a la guitarra de doce cuerdas como acompañamiento perfecto para la misma. Y se cierra el álbum con Live and learn, un tema más pausado con acompañamiento de cuerdas, pausa obligada para un trabajo que, como decíamos, apenas si tiene pausa ni respiro. Una gozada de álbum que bebe de innumerables fuentes (rastread en su MySpace) y que espero que disfrutéis a la espera de saborear el segundo álbum de su lider, Ed Ackerson: Ackerson 2.
Link

MySpace

4 febrero, 2009 Posted by | Música, Polara | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: