The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Noiseland: Aquí yace Noiseland (2012)

Aquí yace Noiseland cover art

Pues hasta aquí llegó Noiseland. Un ente ilusionante modelado a base de buen Power-Pop, de guitarras, de melodías impecables, de letras llenas de ingenio, de talento. Un proyecto absolutamente unipersonal, muy acorde con el signo.
Para este décimo disco, Aquí yace Noiseland (2012), su epitafio musical, Noiseland ha preparado un trabajo que rompe con las guitarras distorsionadas y con el Noise-Pop de discos anteriores y se acerca más al sonido más tradicionalmente Folkie de la Costa Oeste de los años sesenta. Acercamientos a sonidos algo añejos y para nada en boga que sirven para crear una suerte de álbum conceptual en torno a “el final de las cosas. Un canto a las últimas veces, a la ausencia de futuro y al conformismo existencial. A la asunción de los errores propios y al gris panorama que nos envuelve cuando nos damos cuenta de que hemos llegado a un punto en el que ya no nos queda casi nada más por hacer”.
Un disco sin demasiados aditivos, sin añadiduras ni elementos extraños, un álbum que rebosa honestidad y buen hacer. A fin de cuentas, y más o menos, lo que Noiseland siempre ha querido elaborar:
“al mejorar la calidad lírica y de interpretación, el proyecto perdió el escaso favor prestado por el público indi español, siempre ávido de propuestas musicales minoritarias, y a ser posibles, dañinas al oído. Y en ese punto, el creador del proyecto decidió que era la hora de destruirlo. Y a otra cosa…” 
Por cierto, y por primera vez, este álbum se puede encontrar en formato físico, acompañado de un libreto con el relato corto original Reptando bajo la lluvia

Noiseland – Aquí yace Noiseland (2012)

Facebook / Descarga legal gratuita-Free legal download / Cómpralo-Purchase

28 mayo, 2012 Posted by | Noiseland | Deja un comentario

Noiseland: Todo lo que dejamos para después (2011)

Noiseland es una banda que no te deja indiferente. O los adoras o te caen mal. Seguros de sí mismos, se mueven con total desenvoltura entre el Indie-Pop de toda la vida, con referencias personales (Mañana), al Pop de guitarras más potentes (Black Jack). Suenan a todo y a nada, aunque nos quieren hacer el lío con su maraña de influencias, su sonido es deudor de ciertas tendencias fácilmente reconocibles, y no creo que ellos renieguen en ningún momento de ellas. Son descarados y sus letras tienen incluso algo de tendencioso (Prefiero ser ignorante a saber si soy gilipollas). Su disco tiene mucho de conceptual y de crítica a la actual sociedad en la que nos movemos. Ello se nota en sus letras y en el concepto general de su álbum, desde la concepción de los temas hasta las mismas portadas, con esas instantáneas movidas. Puedes compartir y descargar sus dos discos desde su Bandcamp, y de hecho en estos días celebran sus mil descargas. Para ello, nos ofrecen un enlace directo para compartirlo.

Noiseland – Todo lo que dejamos para después (2011)

“Este nuevo trabajo se mueve por los cauces habituales del proyecto: guitarras distorsionadas, rítmica acusada, melodías acertadas y letras, cuanto menos, interesantes. Porque se podrá criticar musicalmente a Noiseland, provocará filias o fobias, pero lo que es innegable es que siempre ha tratado de comunicar algún mensaje en los textos de sus canciones.
Y el de este último trabajo está muy claro. Todo lo que dejamos para después está muy cerca de ser un álbum conceptual acerca del paisaje, las personas y sus comportamientos en la sociedad urbana contemporánea, y conforme se avanza en su escucha, el mensaje va virando hasta mostrar la visión particular ante todo lo que se ha descrito en las primeras pistas. Una visión, por cierto, que no es muy positiva, lo que se capta desde que se ojea la portada de la obra.
Así que no esperéis letras describiendo romances de película o llamando a la revolución de las masas, porque esas cosas no se encuentran en la vida diaria. Sin embargo, si encontramos tiendas de chinos, fútbol en la tele e interminables filas de unifamiliares. Y desengaños, fracasos, desilusiones y estados de ánimo de andar por casa, que quizá no merecen una ópera, pero sí una canción de tres minutos.
El disco está formado por once pistas, que se mueven entre el pop potente y melódico de Por debajo de los coches está seco o Black Jack hasta los registros más calmados de Caracoles y literatura sueca o Escafandra. Sorprende la aparición de Mañana, canción que se incluyó en un anterior trabajo (La insustancialidad de los grupos indi-guays en el estado del bienestar, parte II, 2009), que encaja como un guante con el resto de los temas, y también la sencilla calidad de la última pista, El hombre adiabático, que hace las veces de documento de conclusiones a las teorías expuestas en el resto del disco.
Y también hay que destacar el llamativo diseño del libreto interior de la maqueta, acorde con el concepto de la obra, pero aportando una nota de color que contrasta con la dosis de realidad descrita en las letras.
En resumen, Todo lo que dejamos para después es un trabajo muy completo, agradable e inteligente, que hará las delicias de quien busca simplemente música para pasar el rato, pero también de quién necesita que le estimulen las sinapsis y no únicamente el sistema muscular voluntario” (Nota de Prensa)

MySpace / Descarga legal gratuita-Free legal download


23 agosto, 2011 Posted by | Noiseland | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: