The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Guadalcanal Diary: Walking in the shadow of the big man (2011)

Una de las grandes bandas más desestimadas de aquel movimiento conocido como Nuevo Rock Americano que durante los ochenta ocupó buena parte de las College Radios norteamericanas fue Guadalcanal Diary. Quizás por su vecindad con R.E.M., quizás porque su propuesta era más Pop que la de muchas de aquellas bandas, que ahondaban algo más en el Rock de raíces, lo cierto es que la trayectoria de la banda liderada por Murray Attaway fue más efímera que la de muchos de sus coetáneos. Pero merece la pena prestarles atención.
Formados alrededor de Attaway y el guitarrista Jeff Whals, en 1977 formaron una banda seminal derivada del Punk. A comienzos de los ochenta, llamaron la atención del sello DB Records. El Ep que grabarían se llamaría Watusi Rodeo, y la banda ya había cambiado su nombre a Guadalcanal Diary, evocando alguna de las avanzadillas bélicas de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mudial, y de paso, alguna película con el mismo título.
Lo cierto es que Guadalcanal Diary no iban por los caminos más ásperos del Rock de raíces emparentado con mucha de la ascendencia Post-Punk de gran parte de los músicos de entonces, sino que iban más bien por la senda del Jangle-Pop, de las guitarras jangle de los Byrds, y por las melodías más amables. El resultado es este Walking in the shadow of the big man (1984), un disco grandioso, donde la creatividad de la banda y la impecable producción de Don Dixon (personaje fundamental dentro del NRA: REM, The Smithereens…) dieron como fruto una colección de diez temas impresionantes, prácticamente sin desperdicio, donde la sutileza (Walking in the shadow of the big man, Fire from heaven, Sleepers awake, Why do the heathen rage) se mezcla con melodías realmente impactantes (Pillow talk, Trail of tears, Ghost on the road), algún que otro número más enérgico (Watusi rodeo, Ghost on the roadGilbert takes the wheel) y alguna adaptación del espiritual más tradicional (Kumbayah). Un disco realmente notable, en el que destaca, además del nivel de las composiciones, el empleo de la guitarra de doce cuerdas, que adorna constantemente las impecables melodías de Guadalcanal Diary. Quizás por este detalle y el hecho de que compartieran productor con los dos primeros discos de R.E.M., la música de Guadalcanal Diary no ocupe hoy en día el puesto que se merece, aunque las canciones y sus discos están ahí.

Guadalcanal Diary – Walking in the shadow of the big man (2011)

“Like R.E.M., the B-52’s, and Pylon, this fine band hailed from the unlikely independent-rock hotbed of Athens, GA. The long jangle pop shadow of R.E.M. is extremely strong on this release, with seven of the ten tracks showing either full or partial influence of that group. Fortunately, the songs here are excellent, exhibiting much variety within this style. “Trail of Tears,” a haunting antiwar number, sounds the most like their Athens counterparts. “Fire From Heaven” is more up-tempo, intense, and dynamic, while “Sleepers Awake” is an ominous, slowly unfolding song. “Ghost on the Road” is primarily a fast country-punk number that saves its R.E.M. stylings for its yearning chorus. “Gilbert Takes the Wheel” and the title track are jangly instrumentals, the former being a fast rocker with a thudding beat, the latter being a lengthy slow-tempo selection exhibiting noticeable psychedelic traits. Other territory is touched on as well. “Pillow Talk” is a winsomely energetic Everly Brothers-influenced song. The brilliant “Watusi Rodeo” is a jumpy pop number sporting over-the-top surf guitar licks and inspired hilarious-yet-uncomfortable lyrics about “Ugly American” cowboys in Africa. There’s also an eccentric cover of the missionary hymn “Kum Ba Yah,” complete with appreciative background audience shouting, an energetic drum solo, and extreme contrasts of loud and soft dynamics (sometimes within the same verse line). This odd yet strong album is well worth hearing” (allmusicguide.com)

Guadalcanal Diary Official Site

3 septiembre, 2011 Posted by | Guadalcanal Diary | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: