The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Ana Curra: Una noche sin ti (Maxi Single, 1985), Hispavox

Para este fin de semana de Retro-Visor he preparado un post que tiene tanto de nostálgia como de… digamos que de desengaño. Digo esto porque nuestra invitada es Ana Curra, la que fuera componente como teclista de Alaska y Los Pegamoides, Parálisis Permanente o Los Seres Vacíos. Decía lo de nostalgia porque los años ochenta fueron muy agitados y la gran mayoría de nosotros guardamos de ellos un gran recuerdo en todo el ámbito musical y cultural. Lo de desengaño lo decía porque con el tiempo muchos de aquellos artistas se fueron quedando por el camino -en el aspecto literal del término- y también en el metafórico, ya que con la llegada de las multinacionales al mundo de la movida, la mayor parte de los grupos se decantaron por “adecentar” su sonido y adocenarse y de alguna manera plegarse a las exigencias comerciales de las mainstreams. No me entretendré en dar nombres, pero todos podemos pensar en casos como los de Radio Futura, la propia Alaska y Pegamoides/Dinarama, Danza Invisible, Gabinete Caligari, etc. etc. Ana Curra fue una de estos personajes que se quedó en el camino y en el intento. Tras su paso por Pegamoides -se dijo de ella que era la única componente del grupo que realmente sabía tocar un instrumento-, pasó a integrarse en Parálisis Permanente y convertirse en algo así como una musa de la modernidad, desde su aspecto más maldito -su imagen mezcla entre postmoderna, algo siniestra y sadomaso contribuyó a ello. Los Seres Vacíos fue su siguiente parada antes de iniciar una Cursivacarrera en solitario que tuvo ya más sombras que luces. El sonido de este Maxi-Single así lo atestigua. Contó con la ayuda de un antiguo compañero entonces ya enrolado en La Frontera: José Bataglio, que se encargó de las guitarras, instrumentaciones varias y producción. El resultado podría haber llegado a las cotas creativas de, por ejemplo, The Primitives, pero se quedó sólo en éso, un disco con demasiada producción y un sonido de guitarras hueco acompañado de teclados algo ampulosos. El mejor tema, sin duda, el exitoso Una noche sin ti, que narraba los avatares sentimentales de nuestra protagonista. Lágrimas era igualmente un tema digno. A partir de aquí, la publicación de un Lp en 1987, Volviendo a las andadas (Hispavox, 1987) y el ocaso de una música que pudo haber sido la musa rockera maldita del final de la movida pero que al final se quedó en el intento. Otros compañeros con mucho menos talento musical sí que triunfaron.
MySpace

20 febrero, 2010 Posted by | Ana Curra | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: