The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Bed Rugs: Rapids (Ample Play, 2013)

Rapids cover art

Bed Rugs son cuatro muchachitos belgas que, de entrada, juegan en la misma división que Jacco Gardner, Deerhunter, Time Impala, Pond, o The Sufis.
Los chicos saben lo que se hacen. Han tomado lo mejor del Pop Psicodélico iniciado en los sesenta por tótems como The Beatles y se adentran en los territorios conquistados por Olivia Tremor Control o Neutral Milk Hotel.
Pero ya está bien de poner referencias que luego se lo creen… Lo interesante es que Bed Rugs han conseguido un sonido de lo más personal y que con él se presentan al sello de Cornershop quienes les graban este Rapids, segundo trabajo de la banda de Amberes y una carta de presentación de seis temas absolutamente arrebatadores y epatantes. Let´s spend the night together

Facebook / Cómpralo-Purchase

7 septiembre, 2013 Posted by | Bed Rugs | Deja un comentario

Pups: Month long sleep (Single, Wiaiwya, 2013)

El clásico Pop de los eternos adolescentes es el que practican estas chicas de Londres que desde luego serían las candidatas perfectas para actuar en alguno de los vagones del Indietracks. Desde luego Month long sleep es un single delicioso, que forma parte de un club de singles del sello Wiaiwya.
Por cierto, para reescribir su nombre, siempre con mayúsculas!!

PUPS are Katie, Rose and Caitlin, a three piece riot grrrl indie garage noise pop combo from Vancouver, British Columbia and they release their debut 7” single on wiaiwya in August. It includes the HITS Month Long SleepPark Ghost and Double, and comes in a beautiful die cut sleeve, with deluxe insert.
PUPS (all caps, please) owe as much to Sleater Kinney and the Honey Ltd as Dolly Mixture and the Go-Gos… everyone sings, everyone writes, everyone has the time of their lives. 
PUPS, formerly Puppies, have been together for 18 months and are no strangers to band life. Katie used to play with Bad Fate and more recently with Diane. Rose, PUPS’ most seasoned member, has played with the likes of Vancouver’s Brave Irene, Tally Ho!, Bleating Hearts, and Jay Arner, among others (erm, that’s indie ROYALTY Go Sailor, the Softies and Tiger Trap!)” 

“Their sweet, energetic garage pop and well-rehearsed harmonies are easy to love” – beatroute

Facebook / Cómpralo-Purchase

6 septiembre, 2013 Posted by | Pups | Deja un comentario

Beaches: She beats (Chapter Music, 2013)

Beaches - She Beats cover art

Las chicas de Send them away (uno de nuestros singles favoritos de comienzos de año) tienen todo un segundo álbum en la calle. Un disco un tanto irregular con demasiados altibajos, en el que se alternan instrumentales con cortes más convencionales, otros más experimentales. Algo de Noise, algo de Kraut, algo de experimentalismo, algo de Psicodelia… Un verdadero crisol al que mejor le echas un oído. Probablemente con temas como Send them away, Out of mind, Dune, Distance, Tanzanite, Runaway Ali, Al, Antonia, Karla y Gill te convencerán.
En realidad, se trata de su segundo trabajo, grabado para Chapter Music, y os puedo decir que se han pateado todos los escenarios posibles australianos y que incluso han viajado por los Usa teloneando a muchas bandas de la escena independiente. Además, son las niñas mimadas de gentes como Nick Cave

“It makes sense that for She Beats (released on the esteemed Australian Guy Blackman-run label Chapter Music) they’ve enlisted Michael Rother of Neu!, Kraftwerk, Harmonia, and Cluster (who became smitten with Beaches after crossing paths at the 2009 Melbourne iteration of All Tomorrow’s Parties) to record two tracks, lending the whole project his krautrock seal of approval. The result is a dusty, sun-bleached collection of loose-fitting psychedelic noise/prog that pulses with unnerving Teutonic precision. The hazy, 60s pop still makes disaffected appearances (the band members switch vocal duties but their uniformly slurred intonation leaves their identities fluid), but there appears to be a larger focus on corralling their distortion-drenched, loopy guitar work into something approaching Thurston Moore’s barely contained squall.
First track “Out of Mind” pretty much sets every influence Beaches has out on the table for a deceptively complex guitar epic. Between Allison Bolger and Ali McCann on dueling rhythm guitar, and Antonia Sellbach on lead, there are enough memorable riffs for four songs here, exploring garage rock, psych, and solos half-nabbed from “Teen Age Riot”. It’s arguably the best composed song on the album, stitched together with an eye for build and release that belies the meandering jam sessions that birthed this band. Though the lesser tracks– like the Quicksilver-cribbing “Keep on Breaking Through” and the Eastern-influenced “Veda”– are marred by indecsision, coming off as extended interludes rather than song-songs.
The Rother-featured pairing of “Distance” and “Granite Snake”, however, expertly display the group’s strengths in a way that feels loose, exciting, and dynamic; “Distance” in particular is mesmerizing in the way it melds the group’s shoegazing tendencies, soloing abilities, and ambient pop vocals, with the lockstep of drummer Karla Way driving a song that comes off focused rather than repetitive; each guitar riff and subsequent key change seems like a revelation. “Granite Snake” is a masterclass facsimile of the sound Rother has become known for, with bassist Gill Tucker’s grimey riff used to build a rich tapestry of zooming guitars.

She Beats ebbs and flows in strangely sinister formations, sustaining a woozy unease that’s hard to pin down. The record’s most thrilling moments occur when Beaches force the demarcation between the diamond sharp rhythm section and the improvisational flourishes of the guitar work to slowly dissolve with measured control, revealing weird hypnotic depths forged from the group’s established, and seemingly limitless, chemistry” (Pitchfork)

Facebook / Cómpralo-Purchase

6 septiembre, 2013 Posted by | Beaches | Deja un comentario

Elephant Stone: Elephant Stone (Hidden Pony Records, 2013)

8452397765_2735c7015f_[plixid.com]

Heart of Soul

Elephant Stone es una banda con muchas connotaciones. Para empezar, su nombre, además de… ejem, referencias a ciertas posibles sustancias, hace alusión a uno de los sencillos de los adorados Stone Roses. Y ésto quiere decir mucho, porque cuando un grupo hace un homenaje en su nomenclatura a otro de forma tan sincera y directa es un rasgo a destacar.
Los canadienses tienen algo que ver, evidentemente, con los de Manchester, en tanto a recuperación del sonido Psicodélico o a la hora de facturar ese Pop con ese sello inconfundible. Si además a todo ello añadimos el hecho de que Rishi Dir, su principal compositor y factotum ha colaborado con gentes como The Brian Jonestown Massacre, Beck, The Horrors, The Earlies o The High Dials… creo que está todo dicho.
Su aventura en solitario no podía tener más que el aval de la calidad y del buen hacer. Desde el primer hasta el último surco, los diez cortes de este segundo álbum son todo un tributo al mejor Pop Psicodélico (A silent moment, Setting sun, Heavy moon, Sally go round the sun, The sea of your mind).
Pero en Elephant Stone también hay lugar para el Pop más elegante, facturado al estilo californiano, con las reminiscencias Byrds-Rem apropiadas y el arrope conveniente de las doce cuerdas (Masters of war; Love the sinner, hate the sin). E incluso nos encontramos con huellas de los Teenage Fanclub más inspirados (Hold onto yr soul).
Un disco redondo, absolutamente recomendable y altamente disfrutable. Todo un lujazo al alcance de oídos inquietos y amantes de sonidos del tipo The Brian Jonestown Massacre-Ride. Como ejemplo: la majestuosa The sea of your mind. Un precioso delirio de más de nueve minutos donde Elephant Stone nos ofrecen (casi) todo lo mejor que pueden dar, ese “psychedelified-hindie-rock mantra“, y donde Rishi da rienda suelta a su sitar imaginativo y epatante. Punto, set y partido.

_________________________________

Elephant Stone frontman Rishi Dhir has been a frequently outsourced sitar player amongst bands of upper-middle prominence for years. He recorded and toured with the likes of Brian Jonestown Massacre and the Horrors before launching his own project in 2009 for which he’s responsible for vocals, sitar, and bass. His band name is a reference to both the song by the Stone Roses and a literal stone that Dhir owns: a statue of the Hindu god of new beginnings, Ganesh. He describes his band’s sound as – wait for it – “Hindie rock”.
On their Polaris long-listed debut, 2009′sThe Seven Seas, Dhir set out to incorporate the sitar into shoegaze and indie pop in a seamless way that would devalue neither his instrument nor songs. It worked, at least when he committed to it, but there were moments where it would noticeably shield itself with either heavy sitar droning and noodling or with songs like “Bombs Bomb Away” that obviously had no place for it at all. While never boring, The Seven Seas also wasn’t necessarily convincing that “Hindie rock” was, or should be, an actual thing. Elephant Stone responds to this directly.
Whether by design or not, it’s appropriate that Dhir’s second album is the self-titled one; at the very least, it provides a much clearer answer to the essential question of what he’s out to accomplish with Elephant Stone than it’s predecessor did. Dhir’s sitar is even more of a constant, but it’s used primarily to richen his psych rock arrangements’ tones than to simply replace guitar leads. Opener “Setting Sun” recalls “Don’t Fear the Reaper” with breezed-out underlying reverb – and hey look, lyrics about new beginnings too (“A setting sun is not an ending”, “rebirth to give new life”).
With the exception of the penultimate track “The Sea of Your Mind”, a nine-minute sitar-and-percussion attack and incidentally one of the album’s most impressive, the 10 tracks of Elephant Stone are concise, pop song-length statements that more clearly reflect Dhir’s vision – one he’s learning how to bring to life” (Consequence of Sound)

Facebook / Cómpralo-Purchase

5 septiembre, 2013 Posted by | Elephant Stone | Deja un comentario

Follow the Sea: Follow the sea (Ep, 2013)

Follow the Sea cover art

Follow the Sea es un dúo de Noise-Pop llegado desde Estocolmo, en Suecia. Mezclan, más o menos a partes iguales el Noise con cierta dosis de Épica y algo de actitud Shoegazer junto con unas gotas de melancolía típicamente escandinava.

Facebook / Descarga legal, pon el precio-Legal download, name the price

4 septiembre, 2013 Posted by | Follow the Sea | Deja un comentario

Dead Stars: High gain (2013)

High Gain cover art

Grata sorpresa llegada desde Brooklyn, la nueva meca del Pop norteamericano. Dead Stars son una banda absolutamente arrebatadora, plena de energía y de sonidos que en seguida reconoceremos y que los que hemos vivido los noventa como una explosión de guitarras multicolores apreciaremos en seguida. High gain es un disco de guitarras y de melodías tremendas, pegajosas y adictivas. Todo un ejercicio de revisión de los sonidos Radio College o de lo mejor de las bandas Indies de aquel momento, el Noise o el Grunge más aligerado. Muy divertido.

“A long, long time ago, in a dark space very, very far away, came a band draped in machinery and emitting an interstellar vibration that rattled the satellite and bent light around the Planck Mass. We are brimming over with spectral dust and joy as we recognize Dead Stars as a cardinal constellation in the UM galaxy.High Gain is the band’s new EP” (Press)

…glorious, guitar-driven slacker-rock…” – MTV Hive

Facebook / Cómpralo-Purchase / Uninhabitable Mansions

4 septiembre, 2013 Posted by | Dead Stars | Deja un comentario

Animic: Hannibal (B Core, 2013)

Shoegaze oscuro, ambientes gélidos y algo de tenebrosidad para este grupo catalán que mezcla tanto su lengua como el inglés. Curiosa mezcolanza.

En el cuento original, Cenicienta acaba asesinando a su madrastra para que su padre se case con otra mujer. Los hermanos Grimm reservaron un sádico final para la historia de Blancanieves, que se cierra con la malvada reina muriendo después de ser obligada a danzar con un par de zapatos forjados en hierro al rojo vivo. Y, por su parte, la Sirenita de Hans Christian Andersen bebe una poción para poder vivir en tierra firme sabiendo que los efectos secundarios le harán sentir un punzante dolor a cada paso, como si estuviera pisando mil cuchillos. Por si fuera poco, el Príncipe acaba casándose con otra mujer y la Sirenita se arroja al mar, donde se convierte en espuma y desaparece por siempre jamás… Nos hemos acostumbrado de una forma tan naif a los finales felices que cualquiera diría que el inconsciente colectivo lleva años intentando enterrar el hecho de que, en sus orígenes, los cuentos para niños abrazaban sanamente el lado oscuro del ser humano.
Muchos se empeñaron en los inicios de Animic en comparar su música con un cuento de final feliz donde los colores vivos confluían en eternos arcoíris y donde la Naturaleza se celebraba como el añorado Paraíso Perdido. Parte de verdad había en este tipo de apreciaciones, pero también hay que reconocer que bajo las canciones de Animic siempre latió una sombra, como una segunda piel que, desde la profundidad, reclamaba una atención que no todo el mundo parecía dispuesto a proporcionarle. Todo cambió con “Hannah”, un disco en el que la sombra se extendió hacia la primera piel como una pandemia observada en una cámara lenta que revelaba patrones inéditos de una belleza inusual. Ya entonces, Animic parecían susurrar en nuestro sueño auto-inducido para avisarnos de que este cuento no quería tener un final feliz.
No parece fortuito que, después del título femenino de “Hannah”, el nuevo escalón en la discografía de Animic llegue bajo el nombre de “Hannibal”: ¿un golpe de estado de la masculinidad sobre una mesa en la que siempre habían primado unas emociones más amables? ¿Un llamamiento a filas para todos aquellos que nos dejamos arrullar por las emociones cálidas que siempre han exudado las canciones de esta banda? Ni blanco ni negro. Si bajo las emociones dulces de las canciones de sus inicios ya latía la mencionada sombra, sería absurdo creer que ahora sólo existe la oscuridad: Animic siempre han demostrado que lo suyo es conseguir que las dualidades convivan en un mismo espacio casi mítico, plenamente atávico.
Y, aun así, la tentación de la coartada masculina es demasiado grande. La irrupción de Ares en los dominios de Apolo es demasiado evidente. “Hannibal” está repleto de cantos de guerra brutales (como el mismo tema titular: el canto de una guerra en la que las únicas armas disponibles son los huesos de los cadáveres que van quedando detrás), de referencias bélicas llevadas al terreno de Animic (esa “Wooden Gun” que suena a dulce maldición de tristeza etérea destinada a dejar al descubierto el carácter efímero del triunfo en el campo de batalla), de huesos, calaveras y serpientes (¿se necesitan más explicaciones ante títulos como “El Crani i La Serp” o “Skeletons”?). Pero también de mantras (“Rei Blanc”) y oraciones (“L’Oració”) que parecen destinadas a dar fuerzas al guerrero antes de que se arroje a una batalla que se prevé sangrienta. E incluso de una salva de metralla como “Shoot’Em”, un tema que rasga el velo de la realidad anteriormente conocida como Animic para abrir todo un nuevo mundo de posibilidades todavía imponderables.
¿A alguien le sorprende tanta referencia bélica en un texto sobre Animic? Puede que, al fin y al cabo, esto venga dado por el signo de los tiempos. Al cierre del reciente Festival de Cannes, Ángel Quintana escribía un preclaro texto para “Cuadernos de Cine” en el que hablaba de la sorprendente relación entre la crisis de la democracia como sistema social (supuestamente) humanista y el alarmante aumento de violencia en la mayor parte de los films presentados en el certamen. Dice el crítico cinematográfico que esta violencia desmesurada es la única salida que parece quedarle a una civilización que se está despertando de su letargo para descubrir que el sueño que creían soñar era más bien una pesadilla en la que se han ido recortando la moral, la humanidad, la empatía, la dignidad. Y a lo mejor estoy menado fuera de tiesto, pero a mi “Hannibal” me suena a que Animic no sólo demuestran que su cuento siempre supo que no tendría un final feliz… También dejan bien claro que este cuento siempre fue mucho más real de lo que todos pensamos”

Texto: Raül de Tena / Cómpralo-Purchase

2 septiembre, 2013 Posted by | Animic | Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: