The JangleBox

Indie, Noise, Shoegaze… Music

Nacha Pop: Una décima de segundo (Maxi, 1984)

Una de las mejores sensaciones que puede producir la música es la inevitable emoción que se produce al reencontrarse con los viejos acordes de algunas de las canciones que nos hicieron tiritar hace años. Algo así es lo que ocurre con la mayoría de los temas de Nacha Pop. Casi treinta años después, las canciones de Antonio y Nacho nos siguen emocionando casi como al principio. Y éso es lo mejor que le puede pasar a una canción.
Con Una décima de segundo, el maxi que Nacha Pop publicó en 1984 nos sigue ocurriendo. Aún hoy conserva esa frescura original conseguida gracias a su grabación en pocas tomas y el trabajo perfeccionista de estudio llevado a cabo por Peter McNamee, productor de moda por entonces que dotaba a la mayor parte de sus producciones de ese sello especial: baterías contundentes y guitarras chirriantes se daban la mano en el disco, que tenía ese aire de “directo” modificado. Un disco que se deja oír una y otra vez sin ningún tipo de carga. Un disco que, además, marcaría un hito en la carrera del grupo, ya que sería su mejor trabajo y a partir de aquí daría comienzo a una lenta desintegración de la banda, por diferencias estilísticas o musicales.
En cualquier caso, Una décima de segundo (1984), es en nuestra opinión, el mejor disco de la banda por razones evidentes: incluía una de las mejores canciones del Pop cantado en castellano, Una décima de segundo; y porque los cortes que la acompañan mantienen el nivel de aquella, aunque juegan en divisiones distintas.
Una décima de segundo es una hábil metáfora sobre la creación y la composición musical, muy al estilo de Antonio Vega, que jugaba con uno de sus temas preferidos haciéndose acompañar de imágenes que tenían mucho que ver con mundos paralelos como el de la Física y la Astronomía, de las que era admirador. En sus propias palabras: “Escribí la canción en el verano de 1982, en una casa cerca de la sierra de Madrid. Nada más terminarla llamé a mis compañeros Nacho [García Vega] y Carlos [Brooking] y desarrollamos esa idea con mucha urgencia”. No le busques sentido. “Es un dibujo impresionista. Es no plantearse un objetivo o un sujeto. Dejarse llevar por las palabras y que fueran tomando forma”. Según leemos en La Fonoteca: “Leibniz dijo una vez, “la música es el placer que el alma experimenta contando sin darse cuenta de que cuenta”, pero sin entrar en temas filosóficos y centrándonos en lo estrictamente musical, la conexión de la cita con esta canción de Antonio Vega es innegable. “Una décima de segundo” es además de una de sus mejores composiciones, un compendio de Matemáticas, Física y Poesía. “… la física es un placer” canta Antonio, quien siempre reconoció ser un apasionado de la Física y la Astronomía. Un tratamiento simple, con la voz de Antonio en primer plano entre acordes limpios que se van sofisticando poco a poco y un sonido de batería visceral que sorprende por su claridad. La ciencia y la poesía unidas con maestría en uncírculo sin fin”.
Escala real es una vuelta al sonido de Buena Disposición, con la guitarra de Nacho contrapunteando a ritmo de Ska las frases y las letras inteligentes de su primo Antonio.
Magia y precisión es un tema conocido, pues ya apareció en Más números otras letras (1983), aunque ésta es una regrabación del original que seguramente supere a aquella, en cuanto a su sonido. Su letra permanece inalterada y su espíritu es algo más juguetón que en el Lp, puesto que las guitarras suenan mucho más crudas.
Pagas caro mi humor es el clásico tema de Nacho, que juega a ser niño mayor en todos sus discos, apareciendo ese espíritu díscolo que al final casi siempre es reconducido. Su tono suele ser mucho más agradable que el de su primo, y éso se agradece en todos los discos de Nacha Pop. Por cierto, que en el tema aparecen frases de metales muy bien introducidas y que en ningún momento estorban ni le restan el protagonismo al tema.
Para finalizar el disco, nos encontramos con una versión “Piano Bar” de Una décima de segundo con Teo Cardalda (Golpes Bajos) como estrella invitada aportando su piano como protagonista sonoro del tema. Una versión que personalmente no hubiera incluido en el disco pero que sin embargo fue muy bien aceptada. Como curiosidad, os añadiré que en el disco continuó colaborando Esteban Hirschfeld, teclista habitual de la banda en sus directos y discos como músico de acompañamiento; y que también colaboró grabando bajos Marco Rosa, quien aparece también en la portada, dado que Carlos Brooking se encontraba realizando el servicio militar.

Nacha Pop – Una décima de segundo (Maxi, 1984)

23 julio, 2011 - Posted by | Nacha Pop

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: